azulejeria personalizada

El barro es en realidad una materia

Existen trabajos que casi no se ven en la sociedad occidental, es muy extraño que demos con artesanos que empleen el lodo, el mineral o incluso la corteza de alcornoque sin incorporar ciertos ingredientes que suelen variar la estructura propia.

Vamos a indagar sobre la facultad de usar la greda con el objetivo de construir vasijas que tienen detalles increíbles. Además con esta ocupación vemos el nivel de formación de un pueblo, su economía, su estilo e incluso la actividad comercial que mantiene con otras ciudades.

El barro es en realidad una materia de azulejeria personalizada que no está hecha de carbono y sus propiedades en realidad son la consistencia y también su firmeza frente a las altas temperaturas, el aire o también el h2 o. Los seres humanos que habitaban en el planeta hace siglos sabían todos estos atributos y por tanto se valían de el lodo con el objetivo de realizar las cazuelas. Y además la terracota en ningún momento traslada la electricidad y además no varia su estado a la hora de utilizar sustancias químicas.

La orfebrería es en realidad modelar y hornear la arcilla adornando luego el cántaro.

En las ciudades del norte de áfrica todavía mantienen procesos manuales. Para comenzar combinan la greda con h2 o y seguidamente moldean la pieza que les gusta. La decoración de la cerámica del Rif combina la caligrafía mozárabe con temas relacionados con la flora y la fauna y también elementos simétricos sin llegar a perder la sobriedad. En las fábricas de Argel de momento se emplea el lodo con un alto grado de humedad y luego tiene que estar secandose unas 48 horas. Después de darle el sol el tiempo oportuno se descompone en trozos pequeños que se sumergen en agua y después se pule la mezcla.

Cuando diseñan los jarrones, los artesanos desvelan su capacidad y su arte. Estas creaciones se ponen seguidamente a cocer para que se consoliden. Los instrumentos para el secado no son todos iguales, en Yuba son triangulares y se componen de 2 partes, la zona que da calor a el comburente y la cámara en donde se meten los escudos heraldicos de ceramica. En la cámara suelen estar amontonadas las ánforas unas seis horas y media alcanzando los 875 grados, se deben meter las ánforas con precaución dado que deben de caldearse por todos lados.

El esmaltado y por supuesto el colorido son esenciales a la hora de conocer de donde es la olla, debido a que observamos costumbres instauradas que continúan con el paso del tiempo y obviamente distinguen unas piezas de otras.

En el norte de áfrica una vez cocida el florero se emplea un esmaltado blanquecino y un poco después se le da esmalte amarillo o también añil y por supuesto se vuelve a cocer.

Las administraciones han de estimular este empleo con el objetivo de que se siga haciendo puesto que es realmente una tradición muy antigüa y que despierta mucho interés hoy en día.

Las mujeres y los hombres desean hacer obsequios sorprendentes y por tanto una estupenda opción va a ser personalizar un jarro usando las tonalidades que sean de nuestro agrado o tal vez hacerle alguna inscripción.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn