El fútbol se considera el juego con más fama del planeta

El futbol ha llegado a ser una gestión ganancial que está consolidada dentro de nuestro régimen capitalista donde a los jugadores se les trata como a dioses y también cobran muchísimo dinero, un enfrentamiento futbolístico va a ser un espectáculo donde deportistas y admiradores en ciertos casos no se comportan bien.

El acaloramiento junto a el apasionamiento por este juego han hecho que gran cantidad de autores lo califiquen como una representación con connotaciones religiosas. El balompié propiciaenfrentamientos y también el dineral que se mueve es impresionante.

El futbol botas ha llegado a ser un sector económico que involucra las televisiones, los periódicos y radio y sin duda el gobierno y las empresas consiguiendo una maquinaria perfecta que roza el embrujamiento.

Este juego, que se basa en dar golpes a una pelota, es el entretenimiento imprescindible de multitud de simpatizantes, llegando a ser el tema principal de cháchara en los encuentros del día a día. Siempre que el acontecimiento se considera determinante, en determinados estados se interrumpen actividades instructivas y espectáculos, y por supuesto taxis, metros y autobuses.

En ningún caso podríamos deleitarnos de esta distracción sin televisión ya que lleva a este deporte a la cima siendo el principal esparcimiento que nos hace olvidarnos de los contratiempos diarios.

Es tal el poder de convocatoria, que presidentes sin miramiento se aprovechan de esta situación a la hora de relativizar los reveses que existen en esos estados. Este evento quizás sea un remedio que nos hace evadirnos de las desilusiones, no únicamente mientras dura la competición, sino también antes y posteriormente se considera nuestro asunto esencial para dialogar.

Los preparadores y jugadores de los encuentros principales, se consideran dioses encumbrados por los aficionados, y podemos verlos en anuncios o incluso defendiendo instituciones dedicadas a finalidades solidarias de botas de futbol, no obstante los presidentes de los equipos amparados por los empresarios de la prensa y televisón fomentan disconformidades de aficionados de los distintos grupos con el objetivo de manipular a la población y así al final llegue a ser el tema más importante del día trayendo consigo una carga publicitaria que convierte en adinerados a los directivos de esa distracción.

Lo penoso de esta distracción en realidad son unos aficionados conocidos como holigans que tratan de transformar una distracción en un campo de batalla. El gobierno y los directores deportivos quieren terminar con dichos problemas entre admiradores e igualmente sacarlos de los campos de juego.

A pesar de estos contratiempos el fútbol se considera el juego con más fama del planeta, y aislando todo este interés comercial, ver a unos niños en la calle tan contentos con un balón y además haciéndose sus propias porterias, nos enternece, dado que aquello que observamos es trabajo en grupo y cariño.

En definitiva para terminar podríamos comentar que siempre que hay cuartos por delante el entretenimiento se convierte en un negocio y por supuesto deja de ser un entretenimiento ameno.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn