Primeros patucos de priemra calidad para tu bebé

En los primeros meses de vida de tu bebé, la comodidad es la clave. Todos queremos que nuestros bebés se sientan cómodos de los pies a la cabeza y tratándose de los pies, debemos invertir en algunos pares de patucos para bebé, ya que estos suelen ser gruesos y tejidos, por lo que mantendrán siempre los pies del bebé calientitos.

Aunque los bebés no necesitan usar zapatos antes de aprender a caminar, un par de patucos para bebés pueden ayudarte a mantener sus pies calientes y cómodos, especialmente cuando se encuentras fuera de casa.

La mezcla de patucos y calcetines hace que tus pequeños se acostumbren a tener algo en los pies, mucho antes de que necesiten usar zapatos y a pesar de no necesitar usar zapatos por el momento, aún puedes colocarles patucos para bebé desde el día en que nació.

Los patucos son perfectos para las salidas de invierno, pero también son una excelente opción para mantener a tu bebé abrigado mientras lo tienes en casa.

 

¿A que se le llama realmente patucos?

Los patucos para bebes no se pueden considerar ni calcetines ni zapatos. Son un tipo de cubierta para los pies para los bebés que aún no pueden caminar, que ayuda a mantener  sus pies cubiertos y calientes. Algunos pueden tener una especie de suelas de agarre para los primeros pasos, pero carecen de la dureza y estabilidad que ofrece un zapato de bebé.

Los pies de los bebés necesitan el calor que le ofrece los patucos, así como algo de espacio para crecer. Los patucos pueden considerarse como pantuflas de bebé, pero de hecho, son como una especie de zapatos de transición, elaborados para que tu bebé se acostumbre a la idea de tener algo más que los calcetines en sus pies.

 

Algo de historia de los patucos

El uso de patucos se remonta a los principios de la historia. Antiguas civilizaciones creían en la necesidad de proporcionar a los recién nacidos de algo que sirviera para proteger sus pies de las inclemencias del tiempo. Existen grabados antiguos en donde se pueden ver los pies de los bebes con algo que los protege.

Estos eran envueltos en hojas de palma. Esto es tomado como un claro antecedente de lo que hoy se conoce como patuco, mostrando un interesante trasfondo que hay que tener en cuenta.

 

Como escoger los mejores patucos para bebé

Al comprar patucos de bebé, se debe tener en cuenta lo siguientes aspectos:

  • Ajuste: Aunque no es tan importante que ajuste como el primer par de zapaticos que se le compre al bebé, ponerle un par de patucos para bebé que aún no se ha movido, sigue siendo importante.

 

Debes verificar si el bebé tiene suficiente espacio una vez le coloques los patucos, para mover los dedos de los pies en la punta de los patucos y al mismo tiempo comprobar que estos no son demasiado estrechos y le queden apretados.

 

  • Tamaño: el tamaño de los patucos para bebés es aproximadamente equivalente a su edad en meses, por lo que los patucos n.° 3 son adecuados para bebés de 3 meses.

 

  • Cierre de forma segura: Colocar patucos en los pies del bebé suele ser muy fácil, pero que estos no se le salgan es una tarea algo difícil. Por esta razón se necesita que los patucos tengan algún tipo de cierre, que puede ser un lazo o una elástica suave. Esto hará más fácil para los padres que los patucos no se le salgan a los bebés.

 

  • Tejido suave: La mayoría de los patucos de bebé están hechos de tejidos suaves, como lana o algodón. Esto es bueno porque le permite al bebé mover los dedos de los pies y no contraerlos.