Reconocer una buena organizacion gastronomica

Durante el 100% esas jornadas del año tenemos, el cien por cien las personas, que hacer el menu y colocar los cubiertos, salvo los humanos y señoras que por factores profesionales tengan que cenar en restaurantes.

El hábito de colocar la mesa consiste en un culto habitual que se elabora rapidamente (la realidad resulta que con un vaso, dos cubiertos y un par de platos, puede ser suficiente). Hay que tener en cuenta la presentación de el velador, un almuerzo preparado en un velador con sencillez y cuidado puede ser bastante cómodo. El mayor impedimento que hayamos puede ser la falta de tiempo, vivimos mucho tiempo fuera de casa y en el momento que regresamos aparecemos cansados y no disponemos de ganas de confeccionar los cubiertos, y tampoco con la mayoría de los especificaciones que necesita un velador con buena organización. Pero incluso es realidad que con atención podemos darle un matiz estupenda.

Un mantel la mayoría de las veces limpio, unos platos y vasos limpios y unos cubiertos bien lavados se consideran como los cimientos de una mesa bien presentada, si a esto le sumamos un ramo de flores en el centro, también un centro con frutas de diferentes modelos, habremos realizado un trabajo sobresaliente con la preparación de la mesa.

En el caso que tenemos una cena con invitados, se complica bastante, por que hay que preservar los detalles con dedicación y no inventar. A la hora de colocar un velador adecuadamente hay una cascada de leyes que no se pueden violar, si deseamos que nos admiren por dicho detalle. Además hay herbolario online y hay reglas exactas con objeto de presentar el almuerzo, para la sucesión de comidas, la combinación del menú y diversos matices a los que tenemos que ver escrupulosamente.

En un almuerzo en casa, el velador ha de haber sido fácil, pero dado que hemos expuesto anteriormente alegre. El tapete a seleccionar, puede ser de diferentes casos desde de un único tono, pasando por multicolor o floreados, se somete bastante de la forma de adornar de tu vivienda, es fundamental poner mas bajo del hule un plastico que proteja la mesa de las salpicaduras y de los probables magulladuras que ocurriera alrededor de la madera. La servilleta se prepara, con un doblez, delante o a la derecha del plato. La presentación de los cubiertos la mayoría de las veces ha provocado incertidumbres, pues bien, a la derecha del plato se presenta el cuchillo y la cuchara, el cuchillo tendrá la hoja orientada al plato. A la zurda pondremos el tenedor con las puntas orientados hacia arriba. Los tenedores y cuchillos los dulces se organizan de forma decúbita delante del plato. En un almuerzo familiar preparamos un único vaso, hay ocasiones que 2, uno para la cerveza y otro con el h2O. Sobre la mesa solemos depositar en todas las ocasiones un jarrón de agua y una garrafa de vino, el chusco cortado en trozos, a veces colocamos otras especias. Todo esto a la hora de no tener que saliendo permanentemente a al fogón.

En un evento gastronomico con invitados, la mesa alberga mayor valor y tendremos que protejer a tope todos los especificaciones, para una buena organización. En estos casos en el momento de poner el mantel, tendremos que armonizar con la vajilla, el almuerzo y el estilo de decoración de la sala en la cual tendrá lugar la comida. En relación a los platos se presenta 1 delante de todo asistente con la servilleta a la derecha o en el centro. Damos solo los cubiertos del 1er cocinado y los del atún, los restantes se aportan conforme vamos combinando platos, los cuchillos y tenedores de sobremesa se colocan encima del plato, si hay tenedor es importante ubicar los pinchos apuntando a la diestra y en el caso que se tiene cuchillo la punta necesita colocarse apuntando a la izquierda. En las comidas de bastante etiqueta se pueden colocar los tenedores y cuchillos en el momento que colocan el pastel. En las cenas con otros asistentes, la cantidad de vasos incrementa. Con un acto muy relevante, más vasos es apropiado insertar, el nº mayor de vasos se sitúa alrededor de de cuatro y se disponen de la siguiente forma: de izquierda a derecha, frente a la punta del cuchillo colocamos el de h2 o, posteriormente el de cerveza, acompañado del que necesitamos para la cerveza mientras que liquidamos a la hora de el envase de cava. La chapata se ubica a la izquierda del asistente, no a la derecha. Esto además ha provocado equívocos en gran cantidad de individuos. En el momento que asistimos a algún evento, se repondrá el chusco en el momento que se consuma. El vino en una cena de otros asistentes no se ubica encima de la mesa, además que se traslada en un carrito diferente.

Si necesitamos incluir un platito de mantequilla, hecho poco normal solamente en reuniones gastronómicas de más nivel se permite esto. Ubicar a la zurda del asistente, colocaremos un cuchillo pequeño apontocado en el servicio, de manera que el mango cree un ángulo recto con los cubiertos que tenemos en nuestro lado izquierdo.

Para ornamentar un velador no existen leyes obligadas, en este caso tendremos que aplicar nuestra creatividad, lo prioritario consiste en volver a decoraciones muy recargadas que sean inapropiado. Los materiales favoritos son los centros colocados en las mesas, hasta que no imposibilite distinguir a los comensales, imagínense un ramo de flores de poco más o menos un metro, con una gran anchura, no nos permitiría apreciar a la gente que hay delante a el lugar y menos entablar una conversación. Incluso podemos evitar que destaque el olor de las frutas, podría haber gente que les moleste el olor ó inclusive que sean alérgicas. También se suelen preparar cestas de frutas con vistosidad, ó un centro de metal que haga que el lugar disponga de una apariencia refinada.

Uno de los detalles esenciales a la hora de que el evento sea un buen acogimiento es como colocamos a los otros asistentes en el lugar, como norma general en las mesas amplias. Los anfitriones se ubican ambos frente a frente, lados la mesa. A la derecha de el velador se sienta el individuo con el que existe más deferencia y a la zurda el siguiente en consideración. A la derecha del comensal al otro lado colocamos a la esposa del individuo de más relevancia y a la izquierda el 2º en importancia. El resto de comensales se ubican sucesivamente según su relevancia y edad, de forma que los que dispongan de inferior relevancia se disponen más lejos de los convidantes.

En el momento de servir, inicialmente al comensal estelar, a continuación serviremos a la acompañante del organizador, después al resto de parejas. Una vez realizado el servicio esposas comenzaremos con el sexo masculino comenzando por el sujeto más destacado y finalmente por el dueño de la casa. Surgen casos donde no se tiene a nadie más destacado que uno, en esos asuntos iniciaremos por la mujer de mayor edad.

A la hora de poner los variados alimentos en el lugar, tenemos que analizar, que la bandeja se ofrece cada vez al invitado desde la izquierda, solo de esa medida se disfruta de una mayor libertad de movimientos con el brazo contrario que va a ser la diestra y hará posible presentar con bastante agilidad.

El 1er servicio, o bien una ensalada ó un consomé, incluso espaguetis, a diferencia de los platos faltantes que se degustarán después, se presentan en el servicio. Ha sido demasiado importante que la ubicación de los variados delicias en las bandejas, consiga ser demasiado adecentada, para que los invitados alcancen servirse sin obstáculo. La ternera se elabora en la cocina y se coloca en las bandejas en láminas, sin embargo, el pescado se prepara a los invitados en la bandeja con la cabeza hacia la zurda y la cola hacia la derecha. El vino y el agua se presentan en todas las ocasiones por la derecha.

Los postres continuamente se presenta al final de el menu, en el momento que el velador se encuentre repasado de los residuos de migas, con el recojedor de migas, también recojemos los cuchillos y tenedores y copas que ya no sirven durante la sobremesa, con la sobremesa también serviremos los caldos dulces y una fuente de fruta donde pondremos el limpia dedos lleno de h2 o, que se colocará a una parte del sujeto.

El punto a mencionar, es que los cafés y los chupitos no se toman en la mesa ni en el sitio en el cual se ha comido, sino que se presentan en otro habitáculo de la casa, en el momento que los individuos ya se han cambiado del espacio.

La comida con cocinados calientes que se hornean antes de servirlos a la mesa, especialmente si se ha elaborado con margarina ó manteca de cerdo.

Siempre que ponemos los comensales los cuchillos y tenedores en el plato, se supone que hemos terminado de desayunar.

El éxito de la comida con aquellos comensales, va a obedecer de la preferencia del menú, a que despues no se necesiten digestivos de herbolarios y hacedlo de configuración creativa, ya que si no hay servicio, tenéis que seleccionar cocinados que no conlleven un ir y venir de la cocina, y un desorden en la mesa, que daría lugar a un desasosiego en el seno de los comensales.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn